22 mar. 2011

Cuando el mundo era joven todavía

Júrg Schubiger es el autor de este libro, que ya leyeron Ana y Alejandro. Es un gran libro, que además ha ganado varios premios, y que Ismaíl recomienda siempre que puede. Como Álex preparó una bonita presentación, tal vez a los tres se les ocurra alguna idea para hacer algo en la clase. Pero como mínimo habrá que leer, claro…

El camello y el dromedario

“El dromedario tiene dos jorobas y el camello una, o al revés. En cualquier caso, uno de los dos tiene una, y el otro, dos, y ninguno tiene ninguna, ni tiene tres, cuatro o más jorobas.
Un camello y un dromedario se encontraron en el desierto. El de las dos jorobas le dijo al de una joroba:
—Oye, ¿por qué no tienes más que una joroba?
El de una joroba le contestó:
—Para que se nos distinga fácilmente. Basta con contar las jorobas y ya se sabe: yo soy un camello y tú eres un dromedario, o al revés”.

Júrg Schubiger, Premio Hans Christian Andersen 2008

17 comentarios:

Alejandro Costa dijo...

Ola Mario,grazas polo post e pola túa axuda.Vaia,polo visto cometin un erro na presentación. De todos modos eu tamén recomendo este libro, está divertidisimo e interesante. Eu xa leín outro, do mesmo autor: Así comezou todo, que tamén está moi ben.Anque neste intre estou lendo un de Dyan Sheldon.


Saúdos

Daniel Martínez dijo...

Alex, moi boa presentación, e teremos que ir buscando ideas para o libro.
Adeus

Antón Seijas Vieites dijo...

Que chula presentación! E o libro está moi chulo, a pena é que non podo leelo porque agora estou lendo
"La Breve Historia del Mundo". Menos mal que Mario puxo un conto para poder lelo.

Por certo, a policia Catalá son os <>
A Vasca é a Erchancha e a Navarra tamén.

E o presidente da Unión Europea creo que é Durau Barroso.

Laura 6ºB dijo...

Hola a todos y todas, Alex hizo una pequeña presentación que le quedo muy chula. Enorabuena Alex!!!
Adios.

Antón Seijas Vieites dijo...

Sintoo. No sei que pasou pero o nome da policía Catalá non saiu no meu comentario. Son os Mossos d' Esquadra.

Mario Aller dijo...

Pero como me gusta este libro. Aquí os dejo un fragmento del cuento con que se inicia, Cuando el mundo era joven todavía:

"Cuando el mundo era joven todavía, hubo que empezar por aprender a vivir. Las estrellas se reunieron para formar figuras. Algunas ensayaron al principio una jirafa, después una palmera y luego una rosa, hasta que inventaron la Osa Mayor. Otras formaron una pequeña niña de la que surgió después Virgo. Mientras tanto otras estrellas habían formado un sagitario, un dragón, un toro o un cisne.

Las piedras lo tenían más fácil. Se volvieron duras y pesadas en el acto. Fueron las primeras cosas acabadas.

El sol comenzó a brillar, aprendió a salir y a ponerse. Cualquier otra cosa que intentara no le salía. Por ejemplo, cantaba. Pero su voz ronca asustaba al mundo entero, que aún era nuevo y sensible.

Durante mucho tiempo la luna no supo lo que tenía que aprender. ¿De verdad tenía que brillar? De día contestaba que no; de noche, que sí. Como no podía decidirse, hacía lo siguiente: engordaba y adelgazaba, se llenaba y se vaciaba. Lo que sí aprendió fue el cambio constante.

El agua aprendió a fluir. Lo consiguió cuando notó que para ello sólo había un camino: siempre hacia abajo, hacia abajo.

El viento estuvo quieto durante mucho tiempo. Por eso al principio no era nada ni nadie en realidad. Pero entonces descubrió que podía soplar.

Era fácil vivir. A cada uno le bastaba descubrir qué era exactamente lo fácil. Para el fuego era algo distinto que para la madera; para el pez, algo diferente que para el pájaro; para la raíz, algo diferente que para la rama.

El mundo se tomó su tiempo para organizarse. Después todo marchó solo. La lluvia no tenía más que caer de las nubes para verterse sobre la tierra, las personas no tenían más que abrir los ojos para ver lo bueno que era todo. Si ca

Ismail dijo...

Pues yo también os dejo otro cuento de se libro:

El gran pan

En una ciudad vivía un panadero que poseía un gran horno. Era el único panadero de la ciudad, y el horno era como una iglesia de grande.
Una tarde, el panadero reunió todas sus existencias.
Sacó del almacén sacos de harina y cogió agua, levadura y sal. Preparó la masa en una artesa en la que cabían veinte personas.
Se metió dentro, y la masa le llegaba hasta los hombros. El panadero amasaba con los pies y con las manos. Después esparció harina e hizo una montaña con la masa. Y la bola creía y crecía.
El panadero llevó la leña en un carro. Construyó una valla alrededor de la bola y le prendió fuego. El calor era tal que los vecinos empezaron a sudar en la cama. Cuando llegó la mañana, el fuego se había acabado. El pan estaba hecho.
“¡Está bien!”, se dijo el panadero a sí mismo y al pan.
Ató cuerdas alrededor del pan y enganchó el caballo.
Luego se subió a la silla de montar y salió del horno a caballo. Salió por la puerta de su casa arrastrando el pan.
Se detuvo en una plaza para llamar a todos los hambrientos. Dijo:
-Os he hecho un pan. ¡Comed todo lo que queráis!
Los hambrientos comieron hasta saciarse, y los niños treparon por el pan. El pan seguía siendo tan grande como al principio.
Cuando el panadero lo vio, se subió al caballo y se fue con el pan al orfanato. Allí dijo:
-¡Os he hecho pan!
Los huérfanos comieron todo lo que pudieron, pero casi no se notaba nada en el pan, aunque el tutor de los huérfanos también comió y cogió un trozo grande para los siguientes días.
El panadero siguió cabalgando y llegó a la cárcel. Allí invitó a los presos:
-¡Comed todo lo que queráis!
Los presos y los guardias comieron. Arrancaban trozos enormes del pan y se los llevaban. Pero el pan casi no variaba.
Al caer la tarde el panadero regresó a la plaza. Todos se sentían llenos; estaban alrededor del pan y hablaban entre sí. Entonces el panadero le dio de comer pan también a su caballo.
Cuando se hizo la noche, apareció en la plaza una mujer rubia.
-Panadero-dijo-, dame un trozo de tu pan. Tengo hambre.
La mujer era tan hermosa que el panadero la abrazó y la besó. Le dio un trozo de pan. Después ambos se quitaron la ropa. Hicieron juntos un agujero en la miga y se metieron en el pan: Dentro rieron y durmieron juntos.
Cuando se hizo de día, los dos tenían tanta hambre que se comieron todo el pan.

Si se mastica un bocado de pan durante mucho tiempo, se vuelve dulce. Y si se pronuncia una palabra muchas veces, se vuelve extraña. Pan, por ejemplo, significa simplemente “Pan”, y Panpanpanpanpanpanpanpanpan… de pronto no significa nada o algo diferente. Cuando la palabra resulta totalmente desconocida, lo mejor es respirar un par de veces profundamente, quedarse quieto y esperar hasta que pan vuelva a significar “Pan”.

Daniel Martínez dijo...

Vaya! Mario, Ismaíl os deben de doler las manos, aunque mereció la pena, ahora solo faltan que Alex y Ana dejen algún cuento.
A! Mario en el cuento que dejaste te falta el final, que solo pusiste "Si ca".
Adiós

Mario Aller dijo...

Dani, ¿conoces el copiar y pegar? Pues eso... jejeje

lara dijo...

Hola a todos. Solo quería decirle a Brais que no hai ejercicios de reli, por que estuvimos viendo el Principe de Egipto.
Por cierto, ya se cual es la policia de el País Vasco, Ertzaintza

Brais dijo...

Ismaíl que gran post. Encántame a túa presentación Alex. Tamén me gusta moito o conto do camello e o dromedario.
Mario, hoxe nonb vou a ir ao cole porque me encontro bastante mal.

Antón Seijas Vieites dijo...

Lara xa o puxera eu...

lara dijo...

Hola a todos. Mario, no me acuerdo a quiénes vas a darles la recuperación de mates y coñe.
Saludos

Lidia dijo...

Ola Mario e Ismail eu sintoo, non puiden facer un diálogo porque non me deron a historia pero xa lllo dixen e os policias de Navarra son os mesmos do país Vasco os Hercahncha (que no se si se escribe así pero creor que non)
Un saúdo.

Antón Seijas Vieites dijo...

Eso mismo deigo eu Lara. E tamén que qué van facer os que non o fan.

Lidia dijo...

Mario el Presidente de la Manuel Durao Barroso y es de Prtugal.
Un saúdo

Iván Andrés R.V. dijo...

Este post es muy chulo,me encanta. Empezare a pensar en ideas, a ver que se me ocurre,adios.

Related Posts with Thumbnails

Escola de Ismaíl (2)

Localización